22.5.08

Agustín García Calvo en Córdoba


El pasado lunes 19 de mayo el filólogo y filósofo Agustín García Calvo participó en Córdoba en una charla-coloquio bajo el título Contra Clásicos y Clases. Al comenzar el acto el gramático invitó a que se le cortara o interrogase en cualquier momento. Y fue así como ante la intervención de un participante en la que le comparó con un espadachín contra el poder, García Calvo vino a decir que solo se consideraba un pobre desgraciado que, como tantos otros, había sufrido bajo el poder.

Muchos fueron los temas abordados sobre la marcha y con naturalidad por el escritor, algunos siempre constantes en su verbo como el futuro, que según él es la muerte; o la fe en ese futuro que es la base del capitalismo.

Desgranó la etimología, usos y derivaciones de las palabras clase y clásicos. De la primera citó su origen latino. Un término relacionado con el ejército, luego utilizado para referirse a la sesiones de los maestros con sus discípulos. El uso de textos de prestigiosos escritores latinos en esas clases les confirió el calificativo de "clásicos" (usados en clase), para finalmente llegar esta palabra a ser sinónimo de alta cultura. Sin embargo, arremetió sin pudor contra el llamado teatro clásico español del siglo XVII, el Siglo de Oro, del que dijo que era abominable, con miles de obras "hechas como churros", similares a las series televisivas actuales. Pero también de clase, viene "clases sociales". Y clasificarnos, incluirnos en una clase, es útil para el Poder, siendo la primera clasificación de la historia de la Humanidad la que distinguía hombres y mujeres. Si bien aseveró que el régimen del Dinero que actualmente padecemos ha desdibujado las clases sociales.

El (justificado) aburrimiento que producen los clásicos en los jóvenes trae consigo la búsqueda del entretenimiento (que nace del futuro) perfectamente organizado ya por el Poder (discotecas, viajes.....)

No dio recetas García Calvo; dijo que no estaba allí para darlas, y que lo importante es el desengaño, el descubrir la mentira de lo que se nos vende. Esa sería la primera labor de nuestra guerra; y que las heridas no se cierren. Ante la objeción de un participante sobre sus chistes y falta de soluciones, García Calvo dijo que los chistes provocan la risa, y aunque existe la risa borreguil de los programas de televisión, luego imitada por la gente, también hay una risa que suena de otra manera.

De la Cultura opinó que vale dinero y que es necesaria para escalar. Si la palabra escrita, el editar libros, cuesta dinero, el lenguaje hablado es gratis y libre; no es de nadie. Con la invención de la escritura comenzó la apropiación del lenguaje por el poder, hasta llegar a las Reales Academias de la Lengua que tratan de encorsetar algo vivo, popular y en continua mutación como es el lenguaje. A la fe (la mentira) se la combate hablando.

La charla, que con sus casi 82 años García Calvo impartió íntegramente de pie, se celebró en el Antiguo Teatro Cómico Principal, estando patrocinada por la Asociación de Vecinos La Axerquía y la UCO. El mal sonido es la única objeción que podemos hacerle a este acto que se desarrolló livianamente pero que resultó de una jugosidad encomiable.

Admirable García Calvo que nos sigue incitando a la rebelión continua.

2 comentarios:

Raquel dijo...

Wally es el tercero por la derecha en el homenaje a CasteJONS

¿Dale Arden? dijo...

aquí se pude ver algo más de Agustín García Calvo
http://librosdeagustingarciacalvo.blogspot.com/