22.6.18

Colección del Museo Ruso de San Petersburgo (Málaga)


                                                   Retrato del herrero S. Petrán

Recientemente visité la Colección del Museo Ruso de San Petersburgo, en Málaga y me gustó. Una buena colección de cuadros, algunas esculturas y otros objetos.

La mayoría de los cuadros eran del siglo XIX y de la Rusia Soviética. De estos últimos había retratos de los líderes bolcheviques y también de obreros en sus fábricas. Y ensalzamiento del deporte y la tecnología (aviones, siderurgias…)

Mineros escriben una carta al creador de la Gran Constitución

Paisaje con árbol rojo (Carrera)

Esperaba encontrar obras de las vanguardias rusas de principios del siglo XX (Kandinsky, Malévich, Goncharova, El Lisitski…), pero nada había. Desconozco si estas obras no forman parte del museo o es que sus obras fueron tachadas de antirrevolucionarias tras octubre de 1918. Una pena. Es la única pega que se puede poner a este museo cuya visita es más que recomendable.

Corredores

El as derribado

La reciente inauguración de este museo, viene a sumarse al Museo Picasso, Pompidou y Thyssen, lo que ha reforzado el papel de la capital malagueña como potentísimo polo cultural de vanguardia. Posiblemente la capital cultural de la mitad sur de España. ¡Chapeau!




29.5.18

MENORCA 4 (y final)


Campamento romano altoimperial con foso

Viernes 11-5-2018

En este día nos quedamos solos en el apartamento Buensu y yo, tras la partida matutina de Marijo y Elena. Las echamos de menos. Y nos tomamos el día de relax, visitando parte de la localidad donde nos alojábamos (Sant Tomas) y de sus playas que tan cerca teníamos pero que no habíamos visitado a pie de tierra.

Desayunamos en chiringuito junto a la preciosa cala que se extendía frente a nuestro apartamento, donde encontramos a un locuaz camarero marroquí que llevaba allí desde hace 20 años. Había poca gente en ese momento.

Luego a las 13 horas yo volví al chiringuito mientras Buensu hacía un recorrido senderista por la costa. Cuando me senté en el chiringuito frente a la playa en el que habíamos desayunado, los clientes se había multiplicado debido a que era la hora de comer. La locuacidad del camarero marroquí (Moha, según la tarjeta que prendía en su chaleco) retornó con la llegada de Buensu, que, como de costumbre, le tiró de la lengua; y entonces se enorgulleció de que tras su larga estancia en Menorca, su hijo era “menorquín”. Ya he vivido situaciones parecidas en las que debes poner cara de póker; porque confunden tener la nacionalidad con ser. Y además reniegan de sus orígenes; los denostan; tratan de borrarlos. Para mí no hay mayor desprecio a las raíces. Nunca en la historia los españoles, exiliados o emigrados, han renegado de su lugar de nacimiento. Y es que, además, llovía sobre mojado, porque en el Aeropuerto de Barcelona asistimos a un episodio similar protagonizado por una inmigrante hispanoamericana, acompañada de un niño de 7 u 8 años,  que increpaba a gritos a un operario del aeropuerto que muy educadamente la retiró de la cola de embarque por algún problema, al que decía que era tan española como él… jajjaja! No había nada más que verla y oírla. Pero en fin, este mi blog no es un blog de política, por lo que no voy a seguir por ahí.

Este día fue espléndido, sin nubes ni lluvias como en otros días anteriores.


Mihrab en arco de herradura

Sábado 12-5-2018

Tocaba emprender el retorno, pero como había tiempo suficiente hasta la salida de nuestro ferry a Alcudia, dedicamos la mañana a ver yacimientos  arqueológicos a los que pudimos acceder gracias a nuestro impagable amigo y guía José Luis. Ciudades o campamentos romanos, basílica paleocristiana y mezquita con mihrab de herradura… Y luego a una granja donde compramos queso menorquín traes degustar sus diversas variedades. Esta granja cuenta con una gran casa de toques modernistas.

Casa en quesería

Luego José Luis nos trasladó hasta Ciudadela. Y allí visitamos el Palacio Olivar (y sus interesantes habitaciones y estancias…), recorrimos sus bellas calles (pulcras y poco transitadas), y también visamos el no menos interesante Museo Diocesano, con muchas piezas arqueológicas de diversas épocas (desde la Prehistoria hasta épocas plenamente históricas, inclusive una sala dedicada a los avances científicos del siglos XIX y). Tras la comida en un restaurante en una de sus recoletas y agradables placitas, visitamos la catedral por dentro. Una catedral gótica del siglo XIV que cumple con los cánones de este tipo de edificaciones en la zona levantina.

Catedral (ábside)

Como quedaba tiempo, José Luis nos llevó hasta Son Catlar poblado talayótico que conserva todo su amurallamiento, incluidas torres adosadas a la muralla de época romana. Luego vuelta a Ciudadela, hasta su puerto, dónde nos despedimos de nuestro amigo-guía. Y allí empezó nuestro episodio con el Land Rover (volvemos al final).

P.D.: La isla es muy verde, tranquila, limpia y florida. La huella fenicia continúa: la ecotasa (2€+IVA por día), wifi por 2€ día y terminal en Sant Tomas (5 € en Hotel Bellevue de Alcudia)… Y aquellas abejas en el camino del último poblado visitado que se afanaban en la tierra sin saber por qué.


  FOTOS: AQUÍ.
                                                                   Y AQUÍ (Palacio Olivar)
                                                                   Y AQUÍ (Museo Diocesano)




28.5.18

MENORCA 3 (calas)


Cala Galdana

El jueves 10 no contábamos con la presencia de José Luis debido a sus ocupaciones, y aunque nos recomendó vivamente una visita a Ciudadela, proporcionados indicaciones precisas sobre como llegar, aparcar y lugares interesantes que visitar, nos decantamos por una jornada de calas. Elena y Marijo se marchaban al día siguiente y todos teníamos ganas de un poco de playa.

Así que nos dirigimos en primer lugar a Cala Galdana y sus impresionantes acantilados. Esta cala es muy amplia, con aguas transparentes que se tornaban en diversos matices de verdes y azules playa adentro. Junto a ella hay una ría en la que desemboca el río, que venía cargado de lodo por la tormenta del día anterior. Su color terroso se iba diluyendo con el mar azul en la desembocadura.

Llegados a este punto Elena y Buensu se decantaron por hacer un paseo senderista señalizado que las conduciría a bellas y recoletas calas, mientras Marijo y yo optamos por recorrer la playa de Cala Galdana haciendo geoterapia (que tan bien me sienta) con nuestros pies descalzos entre la fina arena y las cristalinas aguas.

Después Marijo y yo nos sentamos en un banco de madera, de los muy abundantes en esa playa, bajo la protección de uno de los frondosos y también abundantes pinos allí. Porque el día era soleado y se agradecía la sombra y la fresca brisa que nos acompañó. Y charlamos largamente.

Luego recorrimos la acera opuesta a la playa hasta aposentarnos en la terraza de uno de sus bares (ALASKA), dónde, resguardados del sol, esperamos el regreso de las senderistas. Cuando llegaron  decidimos quedarnos a comer allí mismo por su cercanía y asequibles precios.

Fuente-grifo en Cala Galdana

Después volvimos a la cala para que Buensu y Elena pudieran recorrerla, incluido un corto recorrido por sus acantilados en los que abundaban cuevas incluso con ventanas excavadas. Regresamos a la playa y Marijo y Elena tomaron un baño de sol. Cuando hubieron terminado reemprendimos el regreso hacia el coche, no sin fotografiar una llamativa fuente-grifo que parecía colgar del cielo.


Cala Tirant

De allí nos trasladamos a Fornell y su Cala Tirant, donde el mar estaba bravío; y continuación buscamos un faro para contemplar la puesta de sol, pero tras recorrer una sinuosa y estrecha carretera ceñida por muros de piedra, no dimos con él. De modo que acometimos la vuelta al apartamento donde, tras la cena, nos retiramos pronto porque Elena y Marijo partían temprano a de regreso a su tierra en la mañana siguiente. Era el fin de una etapa.


MÁS FOTOS: AQUÍ




27.5.18

MENORCA 2


Taula de Torralba

El segundo día asistimos a un grato maratón arqueológico,de época  talayótica y anterior. Fuimos conducidos por el generoso José Luis, que se tomó el día libra para guiarnos.

Comenzamos la jornada visitando la Taula de Torralba (Torralba den Salord), impresionante y más compleja de lo que esperaba de las taulas, sobre las que J. Luis explicó las diversas teorías sobre su cronología y funciones, así como su propia teoría al respecto que, de  momento, se reserva. También recorrimos otros yacimientos a su alrededor (canteras, cuevas…)

Luego nos dirigimos a  un dolmen de corredor y después a un yacimiento posterior  de gran complejidad (Torre d’en Galmés) con su salas hipóstilas y conducciones de agua, además  tres talayots  y, a sus pies, un conjunto de casas talayóticas que me sorprendieron.

Sala hipóstila en Torre Galmés

Tras la exquisita comida, en el Restaurante Casa Andrés de Son Bou, por la tarde hicimos una ruta de senderismo por el Barranco de Algendar; un barranco que parece separar  la isla en dos mitades geológicas diferentes. Un bello y frondoso paseo con calzada romana y lo que me parecieron algunos eremitorios. Y llegamos hasta una enorme encina (árbol singular) de casi 500 años. 

Eremitorio al final del Barranco de Algender


Encina de 5 siglos al final del Barranco.

Y allí nos empezó a llover, cosa para la no íbamos suficientemente preparados; así que caminamos bajo lluvia hasta que ésta se fue intensificando y hubimos de ir resguardándonos, de hito en hito, donde los árboles nos daban cobijo, hasta que por fin alcanzamos un refugio rocoso cuando la lluvia arreciaba con fuerte aparato eléctrico y truenos amenazantes que resonaban en el pétreo barranco. La lluvia no cesaba mientras la tarde seguía su avance. Pasamos allí largo rato, que acortamos entre bromas y risas; asistimos a un concierto de ranas que Marijo grabó y vimos el panel existente sobre una  leyenda (creo recordar sobre una niña o joven).  Finalmente la lluvia fue amainando hasta que nos permitió salir y retomar el camino de vuelta hasta el coche. En el automovilístico regreso fue cuando vimos el prometido arco iris (doble), que fotografiamos haciendo una parada.

Arco iris al final del recorrido


MÁS FOTOS AQUÍ



26.5.18

MENORCA 1



 
Naveta de Rafal Rubí

Tras una lluviosa noche en Granada al día siguiente (martes 8 de mayo), partimos de su aeropuerto con destino a Menorca haciendo escala en Barcelona. En total unas 6 horas entre aeropuertos y aviones.

A la llegada al de Menorca nos estaban esperando los amigos Marijo, José Luis y Elena (esta última que conocimos allí y que tan encantadora resultó). Cargaron nuestro equipaje en el coche alquilado que nos sirvió para recorrer toda la isla en los días siguientes. Como era temprano (18 horas) y había horas de luz suficiente, nos condujeron a visitar la naveta de Rafal Rubí; una naveta de enterramiento a la que pudimos acceder a través de su reducida entrada. El monumento mostraba a su alrededor un campo lleno de flores multicolores y enormes acebuches arbóreos como nunca había visto. 


Sistema de canalizacion en el santuario de la Virgen del Toro.

Después José Luis, nuestro amigo menorquín, nos llevó al punto más alto alto de la isla: El Santuario de la Virgen del Toro topónimo interesante aunque parece va a asociado a San Lucas. Desde su mirador se podía disfrutar de unas magníficas vistas de la isla mar incluido. En el atrio o patio de entrada al santuario estaban expuestos unos molinos de mano prehistóricos cuyo tipo desconocía. Y también una peculiar forma de canalizar el agua de sus tejados hasta el suelo.

Después nos dirigimos a nuestro alojamiento: un amplio apartamento con estupendas vistas al cercano mar y un cuidado jardín; como todo en esta isla que me resultó llamativamente verde y tranquila. Nada que ver con el turismo de masas de Mallorca o Ibiza. A destacar sus constantes cercados de piedra (bocages) que el gobierno insular se encarga de mantener, al tiempo que se cuida de las construcciones monstruosas, tan frecuentes en nuestra costa mediterránea.


Vista desde nuestro apartamento

Antes de llegar al apartamento, que compartiríamos con Marijo y Elena, hicimos una para técnica en un supermercado dónde no abastecimos de lo necesario para la cena y parte de las jornadas siguientes. Y luego llegamos a nuestro destino, ubicado en un pequeño núcleo llamado Sant Tomè. Nada más llegar y tras aposentarnos, Elena se puso callada, laboriosa y humildemente a prepararnos la cena, que transcurrió en animada conversación, grata, y que se prolongó hasta pasada la medianoche. ¡Y es que había tantas cosas que contarnos! (desde el viaje a Egipto).

Buensu, mi compañera de viaje por tierra, mar y aire, enseguida conectó con sus nuevos amigos (yo intuía tal posible afinidad). Especialmente con Elena, dados sus gustos y conocimientos sobre la flora, que no dejaron de recolectar flores y plantas. Primero para ornamentar nuestro alojamiento y luego, en dura travesía, intentar que arraigaran en sus hogares. Les deseo suerte y espero ver sus “frutos”.

En cuanto a mí, se me trató como un rey: me concedieron la habitación más espaciosa del apartamento, con amplio cuarto de baño propio dotado de una enorme y moderna bañera y una terraza también propia. Un lujo que agradezco.

MÁS FOTOS: AQUÍ




24.5.18

PASEOS DE JANE 2018


Javier Burón presenta el paseo de M. Antúnez

Este año he vuelto a participar en los Paseos de Jane. A mí que tanto me gusta pasear por la ciudad y gozar del ir ir venir de sus diversas gentes, y leer en las fachadas de sus edificios o en sus pavimentos la historia de nuestra urbe; un libro abierto.

En esta edición he acudido a tres paseos como asistente, como espectador ávido de disfrute y conocimiento. No he podido acudir a otros que me interesaban, pero el tiempo es limitado. De modo que el viernes tarde estuve presente en el Miguel Antúnez sobre la “Poesía de los Árboles”, que se desarrolló en los Jardines de la Agricultura, con lecturas poéticas sobre cada uno de los ejemplares en los que el autor se detuvo. Allí me encontré con muchos y viejos amigos. Y aunque el acto arrancó con puntualidad, terminó 30 minutos después de lo previsto (cosa lógica en un paseo guiado) lo que me impidió asistir a otro paseo que me interesaba y que lo conducía el amigo Pancho, gran conocedor de las aguas de Córdoba. Y es que el cuerpo tampoco aguanta a estas (supongo) edades: estar a pie quieto durante mucho tiempo me causa dolores de espalda. ¡Qué le vamos a hacer!

Miguel Antúnez durante su paseo

El sábado por la mañana asistí al paseo guiado por el también amigo Alberto Rubio, que nos ilustró sobre el viaje que realizó el Gran Duque de Toscana a nuestra ciudad en el siglo XVII, dentro de su periplo por la Europa más occidental. Arrancó el acto en las Caballerizas Reales y finiquitó en la Plaza de la Corredera, donde las autoridades locales le ofrecieron una corrida de toros. Paramos en el Centro de Visitantes de Córdoba, donde se encuentra reproducido un fragmento de la crónica del aristócrata florentino sobre su estancia en Córdoba y en el semiclaustro conservado del antiguo convento de San Pedro el Real (actual iglesia de San Francisco), donde se alojó el Gran Duque durante su estancia en Córdoba.

Alberto Rubio en las Caballerizas Reales

El domingo por la mañana tocaba con Manuel Harazem y su paseo sobre la Rebelión de Saqunda, sobre la que ha escrito un libro que leí con fruición el pasado verano. El itinerario comenzó en el C3A (o como se llame, porque este nombre me remite a los robots de “La Guerra de las Galaxias”). Allí pudimos contemplar los pocos vestigios de ese inmenso arrabal que se conservan y que fue arrasado por las excavadores, como otros tantos otros yacimientos en Córdoba. De allí nos trasladamos al otro lado del río (su margen derecha), donde la maleza oculta el dique o murallón que se construyó en su margen izquierda para prevenir que las crecidas del río no inundasen Saqunda, pero que el devenir del río, con constantes cambios en su curso y meandros, ha dejado como mudo testigo de lo que un día fue. El acto terminó junto al Molino de la Albolafia, frente a la Puerta del Puente y el actual Seminario. Después los más íntimos (el propio Harazem, Cristina, Carlos Puentes, Eladio y Paco Madrigal fuimos a refrescarnos con una cerveza en el cercano Amapola.

Manuel Harazem en su paseo

Por la tarde me tocó, esta vez como guía, el paseo sobre la Avenida de las Ollerías, que era el último de esta edición de los Paseos de Jane. El tiempo se había vuelto horrible, como había pronosticado nuestro amigo “El Meteofriki” (Carlos Puentes) a mediodía. Tras la tormenta desatada hubimos de cambiar el punto de encuentro a la acera de enfrente, cobijados por los soportales de esta avenida que son una bendición (ante las lluvias y también bajo el sol estival). Muchos amigos tuvieron que desistir porque se mojaron nada más salir de sus casas, cosa comprensible sobre todo en este mayo cordobés tan impredecible, con subida y bajada de las temperaturas, inversiones térmicas y sus rápidas variaciones del cielo. Pero todo resultó bien, con paraguas desgarbados a causa del viento y una afluencia de público (en su mayoría vecinos del barrio) nada despreciable. Un público muy participativo. Y nos despedimos gratamente bajo el arco de la Torre de la Malmuerta, aunque la persistente lluvia nos azotaba a izquierda y derecha.

    
Dos de los edificios desaparecidos en Avenida de las Ollerías: Fundiciones Alba y Garaje San Cayetano





20.5.18

RECUPEREMOS LOS ’80



Vivimos tiempos complicados. Para mi generación algo menos, pero para los jóvenes terribles, porque no tienen otro horizonte que emigrar. Como los trabajadores españoles en los años ’50 y ’60.

Los años ’80 fueron duros para los que éramos jóvenes entonces. La crisis económica española de 1982 nos azotó con fuerza. Perdimos trabajos y horizontes de encontrarlos. Pero fueron años de disfrute y libertad. Mucha libertad que ahora (2018) se añora. 

Esta entrada la había pensado titular “La canción” (o copla, como diría mi admirado Carlos Cano), porque han sido esas canciones las que me han inspirado este escrito. Efectivamente he vuelto a escuchar mucha música de los años 80. Me consuela en estos años grises, de autocensura, del imperio de lo “políticamente correcto” que mata al individuo, que atenta contra la libertad de expresión. Ese fascismo o estalinismo “blanco” que impera desde hace unos años en las Españas. Posiblemente se trate de una importación anglosajona (o “anglocabrona” como dice mi también admirado Sánchez Dragó); de su falso puritanismo mientras gastan en fiestas “demodeés” o caducas (bodas de no sé que príncipe, etc.) lo que necesita el resto del mundo. Un mundo asolado por el hambre, las epidemias y las guerras (provocadas por los países ricos; ellos).

En fin, que echo de menos aquellos años que en mi vida he sentido como más los más libres. Y también desenfadados. Echo de menos a grupos musicales como La Polla Records, Los Ilegales, Kaka de Luxe, Siniestro Total y un largo etcétera. Echo de menos la frescura de las primeras películas de P. Almodóvar (“Pepi, Lucy y Bon…” o “Átame”, esta última que sería impresentable en un festival a día de hoy) y su derribar libremente tabúes. Sin el lastre de los poderes fácticos que hoy nos atenazan.

Echo de menos a Agustín García Calvo, a Umbral o a Paco Ibáñez, que en su concierto en el Olympia de París en ¡1969! musicaba poemas clásicos españoles en los que se hablaba, sin denostación, de cojos, mancos o ciegos. Hoy eso estaría prohibido; y habría que sustituirlo por ese eufemismo de “disminuidos físicos”, cosa que casa mal con la poesía y con la realidad. Porque el lenguaje trata de economizar; de ser preciso, de comunicar fácilmente, de entendernos sin oscuros manejos impuestos desde el poder político, pero también del social, porque la izquierda (esa supuesta esperanza) se hace presente en el juego. Fuegos artificiales para entretenernos y desviarnos de los verdaderos problemas que nos acometen en el día a día.

De modo que ahora lo que se impone es “A galopar hasta enterrarlos en el mar” (Alberti). 

Ah! La libertad.


PS: Por favor, agradecería muy mucho que vuestros comentarios a esta entrada los hicieseis en el propio blog, y no dándole al “me gusta” de Facebook tras leerlo superficialmente.