12.7.19

Un árbol. Los árboles




En estos días hay desencadenada una pugna en mi ciudad acerca de un olmo centenario (¡qué diría Machado!). Se trata de un árbol que se halla en la Ronda del Marrubial, que está siendo remodelada. Pero es que más adelante hay un bosquecillo de moreras, sobre el que no se ha dicho apenas nada, pero que también serán eliminadas.

Un grupo de gentes de Córdoba (vecinos de la zona y defensores de los árboles) se han opuesto a su tala, que realmente es una barbaridad. Como alternativas se ha propuesto su traslado y replantación, cosa de éxito incierto  a tenor de la opinión de los expertos.

Pero es que no se trata solo de conservar este ejemplar; más bien de mantener el cada vez más escueto arbolado de esta ciudad progresivamente “granitizada”. Y de conservar su “paisaje urbano". A más de la sombra y cobijo que indudablemente los árboles aportan. 

Sin duda hay soluciones técnicas: por ejemplo, desdoblar la calzada de dos carriles por dirección previstas y dejar una isleta con el árbol, los árboles, que se prevén exterminar. Esta isleta permitiría conservar los árboles y que los ciudadanos gozasen de su sombra y frescor. Tal vez se podría colocar un banco o varios para disfrute de vecinos y viandantes. Lo agradecerían.

Los políticos, en cuyas manos está el asunto, pueden alegar problemas técnicos (superables) y económicos, pero ¿qué problema económico no es superable cuando muchos presupuestos de obras públicas se disparan sin que les caiga una pestaña a sus responsables?

Además, esta conservación sería un monumento a la sensibilidad democrática de los dirigentes y a su audacia, porque tendrían la oportunidad de demostrar en la práctica, ejemplarmente, lo que pregonan con la creación de consejerías, concejalías y programas educativos sobre medio ambiente.

Y también un monumento a la ciudadanía, a la “participación ciudadana” tan cacareada desde los poderes públicos.


Un (doble) símbolo.

3.6.19

LECTURA DE HENRY MILLER



Prosigo, a trompicones, la lectura de las obras del gran Miller. La última y recién editada en castellano ha sido la titulada Quisiera dar un gran rodeo. Epistolario. Se trata de la correspondencia mantenida por nuestro autor con su amigo Michael Fraenkel sobre el Hamlet de Shakespeare, sobre la que no deja títere con cabeza, despreciando, entre otras cosas, la sobrevaloración de la que se ha beneficiado el clásico escritor inglés. Lamentablemente solo son las cartas de Miller a su amigo, pero no sus respuestas, por problemas de edición con la viuda de su interlocutor.

Este libro fue un valioso regalo que recibí. Y así, a raíz de ello, seguí buscando y encontré el libro que ahora comento y cuya existencia desconocía.

Se trata de una recopilación de citas de sus obras comentadas por el propio autor y seleccionadas por su también amigo, el escritor Lawrence Durrell (del que tanto he leído últimamente).

Me he saltado los fragmentos de las obras que ya había leído (Trópico de Cáncer, Primavera Negra, Sexus…) y centrado en los textos de obras no leídas, muchas de ellas aún no publicadas en español. Nueva gozada de este autor vitalista (sus obras, ñoños escándalos aparte, son un constante canto a la VIDA).

Me ha servido también para conocer a los personajes que con frecuencia menciona en sus obras: Blaise Cendrars, Sherwood Anderson, Alfred Pèrles…) Y su propia biografía.

Igualmente me ha gustado una especie de Manifiesto en defensa de la lectura: una carta dirigida a un tribunal de Oslo cuando sus obras fueron censuradas por la justicia del país escandinavo a finales de los años ’50.


2.5.19

Fin de semana alternativo





Estamos a las puertas de un fin de semana bastante alternativo. El viernes comienza la edición de este año de los Paseos de Jane que se prolongarán hasta el domingo inclusive. 

El viernes podemos elegir entre la presentación del libro Luto en colores de Silvia Melero en la librería La República de las Letras (19:30 horas) y el concierto de Elek Quartet organizado por el Ateneo en su sede (20 horas). 

Para el sábado 4 El Ecomercado nos ofrece alimentos ecológicos y también trueque de libros por parte de la Red Trueque. Ese mismo día podemos dirigirnos a LRL para asistir a la presentación del poemario Intramuros de Jaime Cedillo (12:30 horas).

Y el domingo pasear por la calle Imágenes para contemplar su nuevo proyecto, en esta ocasión dedicado a alertar sobre el cambio climático.

Todo con buen tiempo ¡y gratis!

P.D.: en la semana siguiente el lunes 7 se inician unas jornadas con motivo de la fundación de la Bauhaus y el domingo 12 tendrá lugar la salida mensual de la Plataforma A DESALAMBRAR.



30.4.19

DÍAS CON ESTRELLA (TARÓN)


Portada del libro

Hay un refrán fatalista que afirma que “unos nacen con estrella y otros estrellaos”. Extrapolando este dicho al tiempo y la vida cotidiana se podría decir que “hay días con estrella y días estrellaos”; y yo tuve ayer uno de los primeros.

La gran alegraría fue que vino a visitarme Javier Tarín (TARON) para obsequiarme con un libro magníficamente editado por la Fundación de Artes Plásticas Rafael Botí, La Diputación de Córdoba y el Ayuntamiento de Villa del Río, y titulado “[Creando Cultura] Doce villarrenses y las artes plásticas” cuya autora es María Navajas Madueño y en el que uno de sus capítulos está dedicado a él, hoy consagrado artista del grafiti, el diseño y el arte urbano.

Su dedicatoria me emocionó, con el añadido de que en el texto se acordaba cariñosamente de mi labor profesional cuando, allá por los años ’90, ejercía en el Instituto Santos Isasa de Montoro, y él era un alumno inteligente y lleno de inquietudes artísticas, culturales y sociales.

Me alegra la satisfactoria trayectoria que ha logrado seguir y le deseo que se cumpla su aspiración de vivir exclusivamente del arte, cosa de la que está cada vez más cerca a pesar de lo difícil que lo tienen los jóvenes de hoy en nuestro país. Especialmente los artistas.

¡Suerte y muchas gracias!




12.4.19

Exposición "La traición de un sueño" (Pepe Amate)



Por fin he podido visitar esta exposición de Pepe Amate de título “La traición de un sueño” anunciada con un gran póster a las puertas de la Diputación y un tanto difícil de encontrar, pues se halla en la Galería de Presidencia, pero solo en dos de sus alas.

En el catálogo magníficamente editado por la Fundación Rafael Botí, y con el que obsequian, el autor ( y comisario de la muestra) escribe:

“-¿Cual era tu sueño de niño?
-Crecer.
-¿Y ahora?
-Volver a ser niño.”

La contradicción de nuestro devenir como humanos, siempre anhelando lo que no tenemos, sin disfrutar plenamente de lo que somos en cada instante.

Las obras expuestas se pueden encuadrar en el “expresionismo abstracto”, aunque muchas de ellas incluyan grafismo, escritura, figuras e incluso trozos de realidad (tejidos, etc.) En general es una pintura muy matérica, con la tabla como soporte. Sus colores predominantes están en una línea muy española: negros y blancos (como Saura) y también el rojo. Uno de sus trabajos, titulado “El sueño de Él”, me ha recordado algunas obras de Rodríguez Luna.

Dicen que soñamos en blanco y negro. Esta muestra puede ser un punto de partida para impulsar nuestros sueños, con el rojo (pasional) como espoleta.

Vista general de la exposición


MÁS FOTOS: AQUÍ


29.3.19

Feria del Libro 2019




Hoy tocaba mañana cultural. En primer lugar me he dirigido al Palacio de la Merced (Diputación) para visitar una exposición que no he logrado encontrar; tal vez porque andaban de cambios debido a las JORNADAS DE CÓMIC o tebeos que se celebra este fin de semana.

Después me he dirigido al bulevar de Gran Capitán (¡qué poco le gustaba a mi amigo Paco Verdugo este apelativo de “bulevar”!), para visitar la feria del Libro en su primer día. Allí, y en su caseta de información, me han obsequiado con un marcapáginas de esta feria así como un librito con poemas de Antonio Machado titulado “Otro milagro de la primavera”; además de proporcionarme un folleto con los eventos de esta edición (presentaciones, firmas de libros y otras actividades). A continuación me he dado un paseo por las distintas casetas o stands. Y allí me he encontrado con viejos amigos, unos con casetas de sus editoriales o librerías (Depapel, Séneca, Títere…) y otros que, como yo, estaban de visita.

Me han llamado la atención varios libros y varias “propuestas”, como ahora se dice. Como por ejemplo la editorial Libros del Zorro Rojo, especializada en  libros ilustrados bellamente editados, desde Shakespeare a Bukowsky-Crumb, pasando por el Libro negro para invidentes o para empatizar con el modo en que estas personas perciben el mundo: sus colores, sonidos y aromas. El amigo Patiño ( con apellido de ministro ilustrado) nos vuelve a sorprender con creatividad y savoir faire; esta vez me llama la atención su reciente edición de las “Cartas desde mi celda” de Bécquer, que van en sobres beige de correo, y también su “dispensador de poesías”: un servilletero del que gratuitamente cualquier persona puede servirse: me ha tocado un poema de Machado.


Dispensador de poesías

Parece que el lema de la feria de este año es “Compra libros, compra cultura”. Tal vez resulte un tanto mercantilista, pero es que libreros y editores no pueden sustentarse del aire. Y este lema me remite a otros archiconocidos relativos a la cultura, como la frase del monstruo Goebbels que decía: “Cuándo oigo la palabra cultura saco la pistola”, luego parafraseada desde la óptica consumista estadounidense cambiando la palabra pistola por chequera. Cortos de miras. Yo solo me aventuro a plagiar y transformar otra frase, y lo hago sin ánimo de ofender a nadie: “¡Es la cultura, tontos!”.




17.2.19

Ibiza


Cala Bassa

Elegí este viaje del INSERSO para evitar el frío invierno cordobés que tanto me daña y, de paso, conocer esta isla mítica. Ambos objetivos fallidos. Porque he pasado tanto frío como en Córdoba, tal vez por el desagradable tiempo que ha hecho, alojado en el hotel Bergantín orientado al verano, de espaldas al sol. Salvando calas, acantilados calcáreos, pinares y almendros en flor (como en el Valle de los Almendros), poco más tiene de atractivo esta hiperedificada isla fruto del descontrolado desarrollismo de los ’60 y ’70 y en la que lo que más vende es la fiesta (que si la discoteca Pachá, que si la Prestige, etc.) Y el famoseo: como los carísimos apartamentos en Ibiza ciudad propiedad de famosos y multimillonarios. Aunque la duquesa de Alba con casa al pie de una cala. Y aquí hay una cosa chocante ¿Por qué a los ricos y sus descapotables les atrae tanto una isla que en su época fue paraíso hippie? Porque de esa época solo queda un turístico mercadillo y algunas furgonetas decoradas en tal estilo y habitadas por jóvenes neohippies con wifi y tablets.

Esta isla no tiene nada que ver con la belleza natural y cultural de Mallorca o Menorca. Tierra de fenicios que siguen pasando la gorra aunque les hayas pagado el caro servicio, como las excursiones voluntarias en que he participado. Hablan de las incursiones de piratas sin reparar en que ellos son sus cumplidores descendientes. Púnicos que no han dejado de serlo.

Castillo y catedral

Mención aparte merece la Dalt Vila (Ciudad Alta, o casco histórico) de su capital, ceñida por una unas murallas renacentistas que al decir de los expertos son las mejores conservadas en la Europa de esa época. Ellas albergan la escueta catedral sin interés que ya conocía a través de Julio Llamazares y su libro Las rosas del sur. Pero esta zona también alberga adarves de sabor morisco e incluso una breve judería.

MÁS FOTOS: AQUÍ, AQUÍ Y AQUÍ