29.8.10

Aguilar: lluvia y arqueología

Breve salida para ver los restos arqueológicos aparecidos tras las fuertes lluvias sufridas en Aguilar de la Frontera el fatídico 16 de agosto. Nos sorprenden los terribles efectos de lo que pudo ser una catástrofe mucho mayor. Carreteras destrozadas, árboles arrastrados, familias arruinadas.

El yacimiento está vigilado. Es domingo y muchas personas de la localidad acuden a verlo: familias con niños, ancianos, gentes varias… Andando o en coche, recorren la carretera que ha vuelto a ser parcialmente practicable gracias a la labor de las máquinas que debieron remover toneladas de lodo, asfalto, árboles y cañas.

Tras el puente del ferrocarril, que actuó como presa embalsando una gran masa de agua cuya presión acabó rompiendo ese inmenso “tapón”, aparecen los restos que veníamos buscando. Lo más llamativo es un pilón o alberca que pudo haber servido para almacenar y decantar aceite. En los alrededores menudean sillares, restos de tégulas y cerámica. Y las tumbas, alguna de ellas ya excavada. Más abajo aparecen numerosos fosos longitudinales unidos por una especie de canalitos; este detalle, junto a su escasa profundidad, hace pensar que no se trata de tumbas sino de algún sistema de cultivo en regadío. En definitiva, podríamos encontrarnos ante una villa romana similar a la de Almedinilla, con su parte para explotación agraria y una necrópolis asociada. El tiempo dirá.

Retornamos al núcleo de población y disfrutamos de amigable charla en su maravillosa Plaza Ochavada. Gracias a Paco Cabezas, nuestro amable anfitrión, hemos conocido un montón de interesantes detalles de esta localidad. Y con lo que hemos visto, Aguilar nos ha vuelto a parecer un pueblo de gran atractivo; con un enorme valor patrimonial escasamente apreciado.

Esperemos que el yacimiento no se destruya ni se ignore. Y que algún día se convierta en un polo de atracción turística. Aunque, de momento, lo que Aguilar más necesite sea ayuda, mucha ayuda, para reparar los enormes daños causados por la tragedia.

Más fotos: VER AQUÍ.

9 comentarios:

Lisístrata dijo...

Has estado muy presto para ofrecer esta interesante crónica, lado amable del dramático suceso de las riadas en Aguilar de la Fra.

He visto tb las fotos, todo está muy bien documentado y enlazado, se nota que la didáctica es lo tuyo.

Esperemos que a este hallazgo sigan ríos tinta acerca de interesantes conocimientos y descubrimientos. Tú, amigo Rafael, has empezado ya y con muy buen pie.

un abrazo

Rafael Jiménez dijo...

Gracias por tus siempre amables palabras, Lisis. La verdad es que la imágenes que vimos de la riada eran impactantes. Y por otra parte me llamó la atención el que las personas del pueblo acudieran a ver los restos aparecidos, pues eso quiere decir que los restos del pasado les interesan; en fin, me pareció una actitud esperanzadora.

Posiblemente suba más fotos de este viaje a Flickr, en el que también me sorprendió gratamente la limpieza de las calles y plazas de Aguilar, cuya belleza ya no recordaba.

Anónimo dijo...

Tal vez habría que decir que más que interés por los restos del pasado es simple curiosidad. Muy buenas las fotos. Luis C. Bees

Rafael Jiménez dijo...

Amigo Luis: gracias por tu comentario sobre las fotos. Por lo demás, seguro que tienes razón y se trata de simple curiosidad. Aunque no debemos olvidar aquel proverbio que afirma que la curiosidad es la madre la ciencia.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Jiménez


Para realizar un trabajo estuve poco antes de que ocurriera la desgracia de las lluvias en el bonito Aguilar

Allí como siempre adquirí las mejores "MERENGAS" del mundo.

Cuando vi las escenas por la TVE, el corazón se me atenazó. Suerte de todo corazón para poder olvidar cuanto antes ese drama.

Saludos

Jerónimo Sánchez dijo...

Magnífica crónica Rafa... y las fotos, impresionantes. Ya han dado orden de taparla. Ahora le echarán una cuarta de tierra encima y, como todo dios sabe ya donde está, irán los piteros a por lo poco que haya quedado.... en fin, destrucción asegurada.
Y lo mejor de todo esto, sin duda, el viaje y la buena compañía, je, je....

Rafael Jiménez dijo...

Amigo Estévez:

la próxima vez que visite Aguilar tendré presente tu sugerencia y no volveré sin esas ricas merengas.

Jerónimo:

Gracias por tus palabras. En cuanto a lo que anuncias me pone los pelos de punta... Menos mal que, como dices, el viaje y la buena compañía fueron lo mejor de todo; y además no lo podrán tapar con tierra.

Saludos.

Anónimo dijo...

¡Ah! al fin encontré lo que buscaba. A veces se necesita mucho esfuerzo para encontrar la pieza útil incluso pequeñas de información.

Anónimo dijo...

I just added your web page to my favorites. I like reading your posts. Thanks!