9.4.06

Por Italia

Viaje de corta duración a Italia (Roma, Florencia, Venecia); una semana escasa. Ha merecido la pena; a pesar del escaso tiempo, del cansancio físico, de las colas, de lo que ha quedado sin ver. Viajar siempre nos reabre a otras dimensiones.

En Roma he contemplado la grandiosidad de sus monumentos. Me ha llamado la atención la constante presencia de los pinos y la vegetación que la salpica. Una ciudad viva, bella y vitalista que sigue palpitando en calles y plazas (Navona, Campo dè Fiori, Plaza de España...) después del cierre de los monumentos.


Florencia ofrece un aspecto similar al que podemos ver en los cuadros del Quattrocento: casas y palacios elevados de amplia cornisa. Y mucho arte; quizás la mayor concentración de obras de arte por kilómetro cuadrado. Belleza que puede hacernos curar (o enfermar: síndrome de Sthendal). Innumerables y admirables muestras de que la vanguardia artística del siglo XV, lo más moderno y audaz, tuvo allí su centro.


Un solo día en Venecia, pero suficiente para sentir su encanto, el misterio y la elegancia. Hay una Venecia que se abre en grandes plazas y canales y otra que se oculta en rincones de callejuelas y canaletos. Una Venecia para navegar y otra para recorrer andando. Pero siempre el misterio. Y la elegancia.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

He disfrutado mucho leyendo lo que cuentas de tu viaje raudo por Italia... y me ha traido bellos recuerdos. Esas ciudades son para mantener eternamente en la memoria. Un saludo, Rafa de tu amiga Lou.

Antonio Suárez dijo...

Por muy rápido que haya sido el viaje, seguro que tienes más que contar y que enseñar. Anda no seas rácano y, al menos, cuelga alguna foto más. Me han gustado.

Saludos.

david jurado dijo...

Hola Rafael. Espero que me ilustres más acerca de tu corta estancia en Venecia. ¿Donde te alojastes? ¿Fue en la isla o en tierra adentro? ¿Es verdad que existe una Venecia sucia y maloliente? Agradeceré toda información que me facilites. En Internet hay de todo pero suelo fiarme más de la palabra y experiencia de un amigo

Rafael Jiménez dijo...

Saludos David. Solo estuve un día y una noche en Venecia y no la encontré ni sucia ni maloliente; incluso me sorprendió la limpieza y el color verde esmeralda de sus aguas. Claro que eso pudo ser casualidad porque yo también había leído sobre su contaminación etc.- El alojamineto lo tuvimos tierra adentro, porque íbamos un grupo grande y escolar y me imagino que en la isla (el "centro" podríamos decir) los precios serán más caros. No obstante, el barrio o lugar donde estuvimos (Margheta, creo recordar que se llamaba) estaba muy bien comunicado con el centro a través de bus casi en la puerta del hotel y luego el vaporeto. Y en nuestra zona había muchos hoteles (de distintas categorías). Para no extenderme te daré otros detalles por correo electrónico.