22.2.06

Arqueología en Córdoba



La riqueza arqueológica de Córdoba es prodigiosa. Lo que tenemos en nuestro subsuelo es auténtico "oro pétreo". Un recurso que bien explotado proporcionaría muchos ingresos y puestos de trabajo a esta ciudad. La imagen muestra el penúltimo yacimiento del que tengo noticia. Se trata de un solar en la calle Moriscos.

También hace poco fotografié lo encontrado en el amplio solar que ocupaban Fundiciones Alba y otros espacios colindantes, en la avenida de las Ollerías esquina con San Juan de la Cruz. Me atrevo a afirmar que en otra ciudad europea este espacio hubiera sido declarado Parque Arqueólogico; por lo rico y didáctico del yacimiento. Y seguro que se le podría obtener más rentabilidad -más duradera, entre otras razones- que dedicando esta superficie a viviendas, por muy caras que sean.

6 comentarios:

trinux dijo...

lo más curioso que aquí es considerado un "problema"

Rafael Jiménez dijo...

Estoy de acuerdo contigo Trinux, es considerado un problema. Pero también los holandeses tenían un problema con gran parte del país por debajo del nivel del mar.

MJ dijo...

Pues si tú esperas que alguien se lo tome como algo positivo para la ciudad, es que no eres cordobés... No he visto una ciudad más autista y menos conectada a la realidad que la nuestra. Desde fuera sobre todo, se aprecia con nitidez.

En fin, si no fuera por el olor del azahar en mayo, en la calle Blanco Belmonte (que fea la han puesto, ya que estamos), no diría por ahí que soy cordobesa. Pero eso (y otras cosas) son como un lazo de hierro.

Un abrazo Rafa.
MJ

Rafael Jiménez dijo...

Si, y el sol resbalando por las fachadas blancas en las tardes de enero o el olor jazmín y dama en de noche en los cines de verano.

Antonio dijo...

La última reflexión de tu último párrafo es una verdad como un templo, de esas que hasta pueden hacer llorar al más insensible. Amigo, ya sabes, los beneficios han de ser lo más salvajes e inmediatos posibles.

El hecho de que el patrimonio se nos caiga a pedazos por ser tan abundante, no es excusa para la ceguera. Sin embargo, siguen tan ciegos como siempre. Qué pena.

Un abrazo,

jeronimo dijo...

La Arqueología es, y debe ser considerada, como una Ecología del Hombre, como un renacer de paisajes humanos pretéritos que nos enseñan a captar la verdadera esencia de hechos históricos cuya "simpleza" los condenaron al olvido y a la marginación de aquellos que supieron y pudieron escribir la Historia. Pero en una ciudad como esta donde la cultura se confunde con folklore y comilonas es difícil sustraerse al empuje del Poderoso Caballero D. Ladrillo. Debemos preservar nuestro Pasado como forma de tener un (posible) Futuro.
Un abrazo Rafa.